13/10/14

Una Bella Durmiente en la realidad

TITULO: Una Bella durmiente en la realidad
AUTORA: Gleinsmar Marin
NOTA: Me recerbo todos los derechos de autor.

Todos conocemos el cuento de hadas de la bella durmiente, una bella princesa a la que hechizan y luego su príncipe azul la besa y rompe el hechizo. Pero eso solo es un cuento, ¿que pasaría si lo transformamos en una realidad? Aunque ya sucedió, una bella joven volvió ese cuento una realidad, solo que esta vez no termina con un final tan feliz.

No existen los príncipes azules, y en un mundo sin príncipes azules, las bellas durmientes nunca podrán despertar de su eterno sueño. Porque no habrá beso. Porque no habrá amor verdadero.


Erase una realidad, una chica llamada Lucy, quien poseía una belleza inigualable, decidió salir de casa para una cita con su novio Toby. Ambos parecían ser una pareja adorable, la pareja perfecta. Llevaban mas de un año como novios y esa noche en especial Lucy pidió permiso a sus padres para ir al cine y quedarse en la casa de Toby, ellos le dijeron que si muy animadamente. Tal vez demasiado animados. Últimamente los padres de Lucy habían actuado muy extraños y no en el buen sentido, la habían estado complaciendo en todo lo que ella pedía y saliendo cada fin de semana en familia (lo cual no era extraño exceptuando el hecho de que parecían evitarse el uno al otro, centrando toda su atención en Lucy y no hacer caso a la presencia del otro) pero Lucy excusaba este hecho pensando que solo estaban tensos por la mudanza a su nueva casa la cual quedaba en New York. Su vida era perfecta, todo lo que una chica de 16años (recién cumplidos ese mismo día) podría desear, su mejor amiga finalmente se llevaba bien con su novio, su mejor amigo (y primer amor)pronto vendría a visitarla, sus padres estaban juntos con una bebe en camino, su novio (al cual amaba con locura) era cada vez mas atento con ella, y lo mejor de todo: había dejado atrás, en su antigua ciudad, a su anterior profesora de literatura que anteriormente la acosaba, envidiando siempre la vida de Lucy y maldecirla por ello. Era una profesora bastante extraña, incluso habían habido rumores de que practicaba brujería, ella odiaba a Lucy solo porque esta tenia talento en la escritura.

Mientras Toby y Lucy entraban en el auto empezaron a conversar sobre la película. Iban ya por la autopista cuando Lucy quiso cambiar el CD que estaban escuchando por otro de la lista de sus favoritos, abrió la guantera y metió las manos dentro buscando el porta-discos, al hallarlo e intentar abrir el cierre se pincho duro pero sin querer el dedo indice con una aguja escondida entre las orillas del cierre.

-¡Auch!, me he pinchado el dedo- Exclamo ella llevándose el dedo indice a la boca.-¿Que hacia una aguja ahí de todos modos?

-Lo siento, es que el cierre del porta-discos esta roto y para que no se salieran los CD mi madre coció las orillas,debió habersele olvidado sacar la aguja...-Explico Toby inclinándose para revisar el dedo pinchado de Lucy y darle un beso, distrayéndose solo una fracción de segundo, el tiempo suficiente para no ver a un borracho descarrilándose de su canal y colearse al de ellos, aproximándose  rápidamente hacia el choque de adelante y hacia ellos.

-¡Toby!¡Cuidado!- chillo Lucy. 

Toby perdió el control del volante y el auto dio vueltas sobre el asfalto mientras que el coche de adelante  se estrellaba con el auto del borracho, pero el auto de Toby no se detuvo hasta que se sumo al doble choco convirtiéndolo en uno triple, el coche impacto justo en el lado del pasajero, el lado donde estaba Lucy...

Se escucharon gritos. Se escucharon sirenas. Se oyeron voces. Tres vidas se perdieron, dos se salvaron.

Los paramedicos explicaron que cuando el coche en el que estaban Lucy y Toby empezó a dar vueltas perdió cierta velocidad, dándole tiempo al auto de adelante para chocar con el auto del borracho y de este modo causo que la gravedad del choque no afectara tanto a nuestra juvenil pareja. Sin embargo, el triple-choque se llevo a tres vidas: la del borracho y la del joven matrimonio que iba en el coche de adelante, también dejo herido de gravedad a una persona: Toby, y en un coma a otra: Lucy.

Toby sano sus heridas a medida que pasaban los meses, Lucy nunca despertó. 

La madre de Lucy había perdido su bebe un mes antes del accidente, ella culpaba a su esposo por la perdida de su bebe y el la culpaba a ella (aunque fue un aborto natural) no querían decirse lo a Lucy pero sabían que debían decírselo, y para prepararla le dieron toda la consintieron con todo lo que ella quería (aunque eso no repararía el daño, Lucy siempre había deseado un hermanito), es por eso que planearon confesárselo después de su cumpleaños, un día después del accidente. Se divorciaron, ya estaba planeado para antes de que Lucy sufriera el  accidente y cayera en coma. 
Su mejor amiga y Toby formalizaron su noviazgo, el cual había iniciado antes del accidente, Toby había planeado confesárselo y terminar con Lucy esa misma noche.

Todo el mundo que Lucy había conocido y nombrado perfecto se derrumbo, pero ella nunca supo nada, estaba sumida en un sueño profundo lejos de la cruel realidad que estaba sucediendo en ese mismo momento. Inocente a la maldad y al peligro que habría corrido su corazón si se hubiera enterado de todo aquello. 

Pasaron los meses y su mejor amigo (y primer amor) se entero de lo sucedido, viajo rápidamente fuera de Europa a New York para visitar a Lucy. El ya había oído los rumores sobre todo lo que había pasado después de que Lucy cayo en coma. Y al verla sola, acostada en esa vieja camilla, con sus ojos eternamente cerrados, no pudo evitar echarse a llorar. Corrió a sentarse a un lado de la camilla, tomo la mano inerte de Lucy y la acuno contra su propia mejilla. Llorando como un bebe reconoció que a pesar del color pálido de su piel, Lucy aun se veía hermosa. Tomo a la chica y la acuno en sus fuertes brazos teniendo cuidado con los cables que la mantenían con vida.

-Perdona por haber tardado tanto, no sabia nada de los ocurrido hasta hace dos días- Presiono su frente contra la de ella- soy un pésimo amigo.

Con una mano aparto unos rubios mechones de la frente de Lucy mientras la sostenía con la otra.

-Cuanta mierda a ocurrido desde que empezó tu largo sueño, no me extraña que no hayas querido despertar. Pero creo que en cierto modo es mejor así, tu cuento de hadas esta intacto aquí- señalo el corazón de Lucy- siendo tan perfecto como antes del accidente. Guardando la inocencia del amor, de todo. Siempre fuiste muy inocente...Pero hay una parte de tu vida que aun sigue igual: yo. Aun sigo siendo tu amigo, aun sigo siendo tu primer gran amor. Yo si te ame Lucy...Yo te amo...pero eras tan feliz con Toby que tenia que hacerme a un lado...tu felicidad siempre fue importante...

-Señor, la hora de las visitas a terminado- Lo interrumpió una enfermera que asomo la cabeza por la puerta de la habitación.

-En un minuto- El chico espero a que la enfermera cerrara la puerta antes de volver a hablar. Una ultima lagrima se deslizaba por su mejilla mientras continuaba hablando- Cuando nos enamoramos prometí no romper tu corazón, pero tu robaste el mio, lo has tenido contigo todo este tiempo, y a pesar de que soy consiente de que nunca despertaras, quiero que lo conserves. Guárdalo en ese cuento de hadas (sobre lo que era tu vida) que aun habita en tus memorias, protegelo con tu inocencia, y dale la misma felicidad con un puesto junto a tu corazón. 

Acomodo a Lucy en su camilla, entrelazo sus manos y le coloco con delicadeza en sus dedos una de las bellas rosas que había en el florero junto a su cama. Antes de despedirse se inclino para darle un beso en los labios color carmesí de la muchacha, pero en el ultimo segundo se arrepintió,sus labios estaban a milímetros del otro, sintiendo que ese beso seria contra la voluntad de Lucy. Se irgio y dio la vuelta caminando hasta la puerta.

-Adiós, Lucy. Sueña bonito y con verdadero amor.-Se despidió antes de cerrar la puerta al salir.

Tres semanas después Lucy murió haciendo de su largo sueño algo permanente, ella nunca se entero de lo que paso a su alrededor. Su mejor amigo siempre la fue a visitar pero nunca se atrevió a besar a Lucy. Los labios de nuestra bella durmiente nunca volvieron a ser tocados después de que ocurrió el accidente, nunca recibió el beso del verdadero amor, nunca despertó, y vivió un cuento de hadas perfecto hasta el final.

3 comentarios:

  1. ¡Jo, que final más triste! Me ha gustado mucho el relato, la verdad es que todo lo que son retelling de cuentos clásicos son mi debilidad *-* Además escribes muy bien, menos algunas faltillas que he visto por ahí, está muy bien redactado.

    Ya te sigo yo también, y no te preocupes, que acepto a todo el mundo en lo de la iniciativa, es sólo que ando publicando lo atrasado por los dos meses que estuve sin ordenador, y aún no di las fechas nuevas :)

    ¡Un besote, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Claudia!
      Gracias por leer mi relato :D me encantaría que me dijeras en las faltillas que has conseguido, es que así puedo corregirlas en mis relatos futuros, misueño es convertirme en una conocida escritora es por eso que me tomo muy en serio las observaciones, para mejorar.
      Tu blog me a fascinado, es original y perofecto, y la iniciativa que has hecho es una de las cosas que mas me a gustado porque ayudas a los blogs mas pequeños (como el mio) a ser mas grandes, Siempre he admirado a las personas que ayudan a los demás, por eso yo te admiro a ti. Te agregare a mi lista de afiliados para que los demas tambien vean lo maravilloso que es tu blog :D
      Saludos!

      Eliminar
  2. Versión moderna y con final inesperado. Soy de la iniciativa blogs asociados, te devuelvo la visita y por supuesto también te estoy siguiendo.
    Besos!!

    ResponderEliminar

¿Me dejaras un comentario? :O muchas gracias, cada comentario es recibido con los brazos abiertos :D