15/11/14

CAPITULO 5 - Sara

CAPITULO 5


Abrí la puerta con cuidado, temerosa de que si la abría demasiado rápido  todo lo que había dentro desaparecería, sin dejar rastro alguno. Entre lentamente, con el corazón oprimido en mi pecho, mis ojos viajaron en todas direcciones, explorando la habitación de Sara hasta el mas mínimo detalle, casi intentando memorizarla toda.



Desde que mi hermana murió, nunca mas había entrado a su habitación, su puerta estaba justo frente a la mía pero yo la ignoraba como si realmente no hubiera nada allí. Tal vez muchos pensarían que esa habitación no debería afectarme tanto teniendo en cuenta que veía el espíritu de mi hermana casi todos los días, pero no era así, en lo absoluto. Sara había regresado, si, pero jamas había vuelto a ser la misma. La niña alegre de exóticos ojos color violetas ,que todo el tiempo estaba esparciendo alegría a su alrededor y era dueña de aquella rosada habitación, se había ido, tal vez para siempre, y ya no dormiría en su suave cama con dosel.

Mi madre solo entraba en la habitación de Sara para limpiar el polvo y cualquier suciedad, se suponía que sacaría todas las cosas de mi hermana y las donaría a un centro de recaudación, eso le había dicho a su terapeuta, pero era solo una mentira, una cuartada para aparentar que todo iba bien.

Solo nosotros sabíamos que permanecía intacta, tal cual como Sara la había dejado aquel día, con la cama sin tender y algunas cosas regadas por aquí y por allá. Mi gemela no le daba la mas mínima importancia a esa habitación, ya no.

De hecho, desde mi cumpleaños (hace dos semanas), no había vuelto a ver a Sara, ningún objeto había aterrizado sobre mi y tampoco me había hecho tropezar. Eso nunca había pasado, mi gemela me fastidiaba al menos tres veces por semana, su ausencia solo hacia que me preocupara mas. Por alguna razón inexplicable sentía que el tiempo se me acababa, como si tuviera que descubrir quien asesino a mi hermana antes de que el año llegara a su fin, ¿por que sentía esto?¿era Sara tratando de decirme algo? no podía saberlo, la única pista que tenia era el recuerdo que mi gemela me había hecho revivir, estaba grabado de forma permanente en mi cerebro, y yo había estado dándole vueltas para poder encontrar otra pista, pero la información que obtenía era escasa. Esto era lo que tenia:

  1. Sara conocía a su asesino, en el recuerdo que Sara me hizo revivir, ella le había sonreído a su asesino, incluso menciono algo que nunca pude escuchar, tal vez era su nombre
    2. Su asesino tenia los ojos de un intenso color azul.
             3. La ahogaron en un el lago cerca de la casa de su antigua niñera.

 Y eso era todo, información provechosa para empezar mi búsqueda pero escasa para encontrar mas pistas. Mi próxima parada era el lago, el lugar donde todo empezó...o tal vez no todo empezó allí, tal vez todo inicio mucho antes de eso. Ese era el motivo por el que me hallaba en la habitación de mi hermana, porque se que hay una pequeña posibilidad de que consiga algo allí; una carta, algo vital en su diario, una fotografía, incluso un simple mensaje en su viejo teléfono...

Todo era evidencia y a la vez nada era suficiente.

Camine (casi trote) hacia la parte trasera del armario, metí mi mano por la leve separación entre el costado del gran mueble de madera y la pared, moví mi mano hasta rozar la cubierta de un viejo cuaderno, este era el único lugar que mi madre siempre olvidaba limpiar y el por que del escondite secreto de Sara cuando estaba viva.

Con cuidado, saque el diario de mi hermana. Mis manos temblaban por los nervios y sin poder evitarlo el diario se escurrió de mis manos y aterrizo en el suelo. Siempre yo siendo torpe...cuando me dispuse a recogerlo un viento demasiado fuerte para ser normal abrió de golpe el diario, revelando un mensaje escrito en una pagina que hizo que un escalofrió subiera por mi espalda hasta mi espina dorsal. Conocía perfectamente la letra de mi hermana ,por lo que era obvio que eso no lo había escrito ella.

Alguien mas había estado aquí antes. No sabia quien había sido, pero entonces recordé que el diario no estaba cubierto de polvo como debía haberlo estado después de haber pasado tanto tiempo desde que Sara lo utilizo por ultima vez...el extraño había entrado recientemente en la habitación de mi hermana, y escrito eso en su diario, el sabia que yo lo buscaría tarde o temprano, por lo que el mensaje era para mi:

Eres la siguiente

Yo tenia razón,  mi tiempo era limitado. Tendría que descubrir quien era el asesino de mi hermana antes de que el me matara primero.  

4 comentarios:

  1. Uhh O_o Vale, diría que es imposible que metas más drama y misterio a la historia, pero como veo que en cada capítulo te superas, mejor no digo nada.
    Un capítulo genial, me muero de ganas por que empiece a sacar cosas en claro. Un besoo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tesi!
      Me alegra que te haya gustado el capitulo :3 a partir del próximo empieza la tensión, donde la buscada empieza
      Un beso!

      Eliminar
  2. Esto... esto.... si yo fuera la hermana de Sara tendría miedo. La verdad es que me ha encantado. Es una novela preciosa, con misterio y, al mismo tiempo tiene nostalgia: de la vida de Sara, esa que su hermana conoce.

    ResponderEliminar
  3. Tengo una hipótesis pero no puedo confirmarla, así que no dire nada de momento, hasta que no pueda resolverla...
    Ahora necesito saber cuál será el próximo paso de Sara... y de Clara.
    ¡Un besin!

    ResponderEliminar

¿Me dejaras un comentario? :O muchas gracias, cada comentario es recibido con los brazos abiertos :D