8/1/15

Capitulo 3/4 Desde que te conocí - Gleinsmar Marin


Capitulo 3/4

Al llegar a casa abrí la puerta antes de que papa apagara el motor del auto, y corrí hacia la puerta de mi gran casa, dejando la puerta abierta, ingrese al interior.

-¡Mama!- Grite, llamando a mi madre. - ¡Mama!

-¿Que sucede, cariño?- pregunto mi madre a tiempo que bajaba de las escaleras de caracol.

-Mama, ¿que me están escondiendo?¿Por que papa actuó tan grosero desde que vio a un chico?-Pregunte exasperada.

-¿Que chico?- Pregunto mi madre, palideciendo.

-Jack. El un chico que acabo de conocer en la playa, el....-Me detuve al ver la expresión de culpa en el rostro de mi madre- Sabes bien quien es ¿Verdad?

-Yo..

-No te atrevas a decírselo, Beatrice- Advirtió mi padre entrando a la sala.

-¿Decirme que?- Pregunte mirándolos a los dos- ¡¿Decirme que?!-repetí al ver que no contestaban.

-Hija...Hace seis meses tu...sufriste un accidente- Empezó mi madre. Mi padre temblaba de ira, pero creo que simplemente acepto que no podía escondermelo por mas tiempo.- Tu eras gran amiga de la hermana de este chico, Jack, y ese día las dos iban de camino a su casa. Tara, la hermana de Jack, iba conduciendo, y tu ibas en el asiento del copiloto...un conductor ebrio se confundió de carril y se estrello contra ustedes...-Mama hizo una pausa. Cada una de sus palabras desenterraba un recuerdo en mi memoria- Tara...Tara murió, fue instantáneo. Pero tu, amor, por obra de Dios sobreviviste.


-Sufriste un gran golpe en la cabeza, los doctores no se explicaban como fue que no quedaste en vida vegetal. Pero perdiste algunos de tus recuerdos: algunos de las niñez, y gran parte del verano pasado, que fue cuando conociste a Jack.-Termino de explicar mi padre.

-¿Por que no me lo contaron antes?-Pregunto en un susurro- ¿Por que me lo escondieron? - Las lagrimas nublan mi visión, mi corazón siente la perdida de lo que sucedió solo seis meses atrás- Yo amaba a Jack, y ustedes solo ayudaron a mi defectuosa mente a olvidarlo.

-Betty...-Replico mi madre- Solo tratábamos de ahorrarte tanto dolor...de haber recordado que Tara había muerte tu solo...

-Habría sufrido ¡si! ¡Tal vez hasta se hubiera roto parte de mi corazón!- Ahora era yo la que estaba gritando- Pero Jack me habría ayudado a sanar...-Mi voz se rompió con esto.

-Bethany, cálmate. -Me ordeno firmemente mi padre- No le hables así a tu madre. De igual forma ese chico no te conviene.

-¿Por que? ¿Por que su familia no tiene dinero?¿Por que no es uno de los cretinos hijos de tus tan amados compañeros de trabajos?- Pregunte exasperada.

Mi padre se quedo callado, dándome con ello la razón.

-Esto es increíble- Dije negando con la cabeza.

-Betty...-Empezó mi madre acercándose un paso hacia mi.

-No.-Negué con la cabeza, retrocediendo- No, mama.

Les dirigí una ultima mirada llena de ira antes de correr escaleras arriba hacia mi habitación. Cerré la puerta con un gran portazo, y me deslice contra ella hasta llegar al frío suelo de mármol.

La ira se transformo en dolor, y entonces solo pude apretar mi mano contra mi boca para ahogar los sollozos.

Tara...ahora podía recordarla, no todo, pero si lo suficiente para que su perdida apretara fuertemente mi corazón, rompiendo un poco de el.

Podía recordar su rojizo cabello liso, sus brillantes ojos verdes, y su sincera sonrisa constante. Ella era tan preciosa como su hermano. No solo su físico era hermoso, sino también su personalidad. Todo en ella era un rayo de sol...y ahora la había perdido.

Llore con fuerza hasta que oí un golpe en mi ventana. Al levantar la vista me tope con los brillantes ojos muy azules de Jack. Sus ojos estaban llenos de preocupación.

Debía haber escalado el gran roble que había al lado de mi casa. Las ramas del gran árbol se expandían en todas dirección, pero muchas de ellas llegaban hasta mi ventana.

Jack alargo una mano y abrió una mi ventana con un leve empujón, entro en un hábil movimiento a mi habitación, y se acerco rápidamente a donde estaba yo, se sentó a mi lado en el suelo y me tomo en sus fuertes brazos, dándome un gran abrazo.

-¿Que paso?- Pregunto en un susurro, como si temiera hacerme llorar de nuevo si hablara demasiado alto.

-Mis padres me contaron todo... puedo recordar el accidente, también mi amistad con Tara...y mis sentimientos por ti- Clave mi mirada en la suya- Aunque esos sentimientos nunca se fueron, siempre estuvieron allí, solo se estaban escondiendo.

-¿Escondiendo?¿Por que?- Pregunto susurrando, acercando levemente su boca a la mía.

-Tenían miedo de ser olvidados.-Respondí acercando también mi boca a la suya.

-Los míos siempre estuvieron muy presente. Mi corazón siempre esperando tu regreso, esperando al tuyo- Murmuro contra mis labios- Te extrañe muchísimo, Beth.

Y entonces nos besamos. Mi corazón dio volteretas de alegría en mi pecho, y mi mente sufrió otro ataque de amnesia, solo que estaba vez era un tipo de amnesia diferente. Este tipo de amnesia solo me hacia olvidar todo a mi alrededor, y que todo lo que pudiera recordar era al fabuloso chico frente a mi, al que amaba con locura, sus labios sobre los míos y sus fuertes brazos rodeándome como si temiera que de un momento a otro fuera a desaparecer.

Cuando nos separamos estábamos jadeando en busca de aire. El me miro y sonrió feliz, al tiempo que decía:

-Ven, quiero llevarte a un lugar mágico.

2 comentarios:

  1. ¡Hala, hala! ¿Otra historia? No debería haberme leído este capítulo porque no es el primero y me he autospoileado peeeero... No me he podido resistir xD

    ¡Un besote!❤

    ResponderEliminar
  2. Hola!! Precioso, sólo un capítulo más....
    Un beso enorme, Mar

    ResponderEliminar

¿Me dejaras un comentario? :O muchas gracias, cada comentario es recibido con los brazos abiertos :D